06:47 h. martes, 19 de octubre de 2021

¿Cómo influye la decisión de Santos en los diálogos de La Habana?

El Tiempo  |  15 de abril de 2015 (18:28 h.)
Muerte de Militares en el Cauca

Expertos aseguran que proceso no terminará, pero que esto crea nuevos escenarios para el diálogo.

Tras el ataque de las Farc en el Cauca, que dejó 11 militares muertos, expertos analizan las decisiones que tomó el presidente Juan Manuel Santos y las consecuencias que tienen las mismas para lo que sigue en el proceso que se lleva a cabo en La Habana.

Jairo Libreros, analista en temas de seguridad y políticas públicas, Héctor Riveros, abogado, director del Instituto de Pensamiento Liberal y Columnista de la Silla Vacía, y Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y de Seguimiento al conflicto de la Universidad Nacional, coinciden en que la decisión de Santos fue la adecuada y la correspondiente después de la forma en que al parecer ser dieron los hechos.

“La decisión que tomó el presidente es coherente ya que Santos había dado la orden de suspender bombardeos a campamentos de las Farc como respuesta al cumplimiento del cese unilateral anunciado por este grupo, en este sentido, tan pronto se violó la tregua el presidente estaba en la necesidad de tomar esta decisión”, Jairo Libreros.

“Era inevitable tomar esta decisión por carácter político dado que el presidente le había ordenado al Ejercito el cese condicionado a la tregua hecha por las Farc. Sin embargo, esto puede traer consecuencias a corto plazo”, Héctor Riveros.

“Esta era una decisión casi inevitable que se debía tomar, difícilmente la opinión hubiera entendido no responder de esta manera”, aseguró Alejo Vargas.

Sobre la mesa se plantean preguntas sobre qué puede pasar después del anuncio hecho por el presidente y cuáles son las cartas que puede jugar Santos con el fin de mantener vigente el proceso.

En este punto Libreros considera que “este es el momento en el que Santos puede convencer a las Farc de materializar los acuerdos a los que han llegado las partes negociadoras y garantizarle a la comunidad que lo que se está dialogando puede ser tangible”.

Alejo Vargas establece que en esta circunstancia, Santos debe tomar acciones en dos sentidos. La primera es ordenar a la ofensiva militar para que el Ejército reanude sus acciones, lo cual ya se está haciendo con la decisión que el mandatario tomó este miércoles, y la segunda es incitar a que se reanude el cese unilateral, pues esta condición es esencial para continuar con el proceso.

“El proceso solo es sostenible si la guerrilla mantiene el cese unilateral, y además, en este caso da una explicación de lo sucedido”, asegura Vargas.

“Las Farc pierden, pero pierde más el Gobierno”

Libreros considera que si bien este hecho genera inconformidad y rechazo por parte de la comunidad el más afectado es el Gobierno.Estas acciones desestabilizan la credibilidad de lo que se está acordando en La Habana y de alguna manera lo que ha construido el Gobierno. En palabras de Libreros: “las Farc pierden, pero pierde más el Gobierno”

Por eso, para Héctor Riveros “las Farc deben reconocer el hecho y reiterar el cese unilateral (…) el margen de tolerancia por parte de la sociedad colombiana se ha ido agotando”.

¿Qué puede pasar después de este anuncio?

Según Alejo Vargas, las confrontaciones van a seguir como también continuarán los diálogos y se seguirán construyendo acuerdos sujetos a realidades propias de un conflicto armado. Vale la pena recordar que negociar durante la guerra fue una de las primeras reglas que se plantearon para concretar el Acuerdo para la Terminación del Conflicto que inició en noviembre de 2012.

En este sentido, Riveros, director del Centro de Pensamiento y de Seguimiento al conflicto de la Universidad Nacional, aclara que es necesario esclarecer lo sucedido como lo anunció el Gobierno, Medicina Legal y la Fiscalía General de la Nación.

“Es fundamental saber lo que realmente pasó. Se debe saber si se trató de una defensa, como lo anunció el secretariado de las Farc o por el contrario fue una emboscada premeditada –como lo afirma el Ejercito y el presidente–”, asegura Riveros, quien además menciona que “el gobierno no va a aceptar un cese bilateral, pero en la mesa aún se deben negociar temas como el de justicia, dejación de las armas y aplicación de los acuerdos”.

Mientras tanto, Alejo Vargas sostuvo que “la guerrilla no calculó la trascendencia que tiene un cese unilateral, y no fue consciente de que esta es una decisión irreversible”, por lo tanto las Farc están ´obligadas´ a reiterar esta medida ya que la opinión pública no toleraría la continuidad de los diálogos en medios de tanta violencia, y de no ser así el presidente se vería obligado a finaliza el proceso de paz como lo hizo cuando fue secuestrado el comandante Rubén Darío Álzate.