22:23 h. sábado, 23 de octubre de 2021

Ladrón de banco en Cali se inspiró película 'El plan perfecto'

El Tiempo  |  17 de septiembre de 2014 (00:25 h.)
Asalto en Cali

Usó pistola de juguete, pidió helicóptero y vistió el uniforme de un vigilante que le quedó grande.

"¿Ustedes se vieron la película el Plan Perfecto? Yo lo quería hacer así". Esa fue la respuesta que les dio a los policías, en la sede del Gaula, Jhon Anderson Saa, un joven de 25 años, cuando le preguntaron por qué intentó robar este martes una sede del banco de Bogotá, en la calle 13 con carrera 44 del barrio El Guabal, en el sur de Cali.

Saa madrugó en su propósito y poco después de las 7 de la mañana ya estaba pendiente de la llegada de la jefe de operaciones del banco. Cuando abrían las oficinas, el joven la sorprendió e intimidó con un arma de juguete, ingresando con ella a la sede bancaria. Luego, a medida que iban llegando los funcionarios, los hacía pasar y los reducía.

Así, fueron 11 personas a las que retuvo (seis mujeres y a cinco hombres), entre ellas el propio guarda de seguridad de la entidad, al que despojó de su arma. (Vea fotos del asalto)

Saa obligó a una de las empleadas a maniatar al grupo que estaba cerca, cinco mujeres y a ella misma.

"A las 7:30 de la mañana los policías del cuadrante llegaron para hacer la ronda de seguridad por el horario bancario. Abrió una de las empleadas, cuando siempre lo hace el guarda de seguridad. Además se notó nerviosa. Esto generó sospechas de que algo raro pasaba", narró el comandante de la Policía metropolitana de Cali, general Hoover Penilla.

De acuerdo con el oficial, la patrulla del cuadrante informó de la situación y luego les llegó el refuerzo hasta completar unos 50 efectivos, entre ellas personal del Gaula, la Sijín y expertos francotiradores, algunos apostados en los techos vecinos.

Además, con el personal de seguridad del banco, mediante las cámaras, se hizo monitoreo y se estableció la situación dentro del lugar.

Mientras tanto, la Policía seguía su cordón de seguridad, se suspendió el tráfico por el sector y así se iniciaron los contactos a través del celular del gerente de la entidad.

El general Penilla explicó que el hombre pidió primero un carro, pero el oficial le insistió que lo mejor era entregarse. Luego, pidió desayunos para todos y un helicóptero.

En el banco, el joven siempre mantuvo la calma, narraron los funcionarios, que agregaron que nunca fue grosero y ni siquiera levantó la voz. "De manera muy cordial dijo que su intención era robar el banco. Lo hizo de manera respetuosa y le pidió a una de las empleadas que amarrara las manos de todos", dijo un vocero de la entidad bancaria.

El joven asaltante, de tez trigueña, de aproximados 1,70 metros de estatura, residente en el mismo barrio El Guabal, pidió primero el dinero de las cajillas de seguridad, donde habían unos 12 millones de pesos, y luego exigió abrir la caja de seguridad.

Con el paso de los minutos, al verse rodeado, el joven cambió la estrategia. A las 9 de la mañana le exigió al vigilante, un hombre más alto que él y mas corpulento, que le entregara su uniforme, se lo puso, aunque le quedó grande, y llegó a la puerta. Lo que no sabía es que las cámaras de seguridad ya estaban intervenidas y que la Policía conocía muy bien su rostro y las acciones que se desarrollaban en el interior.

Cuando salió, levantó los brazos simulando que era un rehén liberado, pero en ese momento, el vigilante, en bóxer y chaqueta, con el arma que había recuperado, le disparó en una pierna y la Policía lo capturó.

En ese momento llegó al lugar la madre del joven, quien dijo que su familia era humilde y que hace algunos días su esposo se había quedado sin trabajo, lo que habría motivado al joven a llevar a cabo ese robo.

"Él me contó que había conseguido trabajo, que iba a una entrevista para conseguir un empleo con el que pudiéramos pagar las deudas del Predial”, contó la afligida madre.

Saa fue llevado ante el Gaula. La Fiscal 19, Ana Victoria Nieto, inició la investigación. Los empleados contaron que se les hace extraño que el ladrón siempre habló en plural. "Él siempre decía 'nosotros vamos a robar', nunca hablaba de que él estuviera solo", contaron algunos.

La pena mínima que puede enfrentar este joven es de 16 años, y el robo que pretendía imitar es el que protagonizó el actor Clive Owen en la película 'El asalto perfecto', estrenada en el 2006, que cuenta la historia de un robo a un banco en Nueva York (Estados Unidos).