22:33 h. sábado, 23 de octubre de 2021

Brasil abrió el Mundial con triunfo 3-1 frente a Croacia

El Tiempo  |  12 de junio de 2014 (18:05 h.)
Brasil 2014

Con dos goles de Neymar y otra anotación de Oscar, la 'canarihna' logró la victoria en la Arena del Corinthians.

Cinco minutos después de que terminara el juego, el Arena Corinthians estaba prácticamente desocupado. No hubo una gran celebración. Sí una sensación de que Brasil hizo apenas lo justo para empezar su Mundial con una victoria.

El debut del 'scratch' de Luiz Felipe Scolari estuvo marcado por la polémica arbitral. La fría estadística dirá que Neymar ya es el goleador del Mundial tras los primeros 90 minutos y que su equipo venció 3-1 a Croacia.

Los croatas respetaron a su rival desde los himnos. La Fifa pone en los Mundiales una versión recortada del brasileño. La gente lo siguió cantando, los jugadores locales también y los europeos se quedaron en fila. Escuchándolos. Y dicen que la mejor manera de respetar a un rival es ganándole. Pues a eso salió Croacia.

A Brasil le pesaron los nervios en los primeros minutos. Increíblemente, uno de los que peor se veía era Dani Alves, que se movía tan poco como el tráfico de Sao Paulo en hora pico. Y los croatas se dieron cuenta muy rápido. Allá tiraron a hacer daño a Ivica Olic. Y de un centro suyo nació el primer gol del Mundial, o mejor, el primer autogol: la pelota se le pasó a Nikica Jelavic, que no pudo conectarla plena, y Marcelo, que llegaba a cerrar, terminó metiendo la bola en su propio arco.

La presión de Croacia en la salida de Brasil desde la primera línea de volantes comenzó a perder efecto con el paso de los minutos. Los locales notaron que era mucho más fácil legar por abajo que seguir levantando la pelota. Paulinho se dio cuenta y a los 26, le quemó las manos al portero Pletikosa.

Y desde esa primera línea, con Oscar como protagonista, arrancó el gol del empate. Segundos antes, Jelavic se había perdido increíblemente el 0-2. Y Croacia seguía con la pelota, pero el mediocampista del Chelsea la recuperó y se la pasó a Neymar, que tocó suave y bien pegado al palo, donde la mano izquierda de Pletikosa no alcanzó a llegar. Ahí, a los 29 minutos, comenzó, de verdad, la fiesta del Mundial para Brasil, porque en los edificios aledaños al Arena Corinthians empezaron a tirar pólvora.

El descanso no le sentó bien a la Selección local, que trató de meter a Croacia en su propio campo apretando sus líneas. Por momentos, solamente el portero Julio César estaba en su mitad de cancha. Los croatas intentaron hacer lo mismo y por ratos sobra media cancha.

No se veía por dónde iba a llegar un gol, ni de un lado ni del otro. Hasta que el árbitro japonés Yuichi Nishimura terminó desequilibrando el partido con un penalti que no vio la mayoría de los 61.000 espectadores que llenaron el 'Itaquerao', una falta que nunca existió de Dejan Lovren a Fred. Con dos salticos previos, Neymar venció a Pletikosa a los 25 de la segunda etapa con un disparo que el portero estuvo cerca de atajar.

La primera victoria brasileña no estuvo exenta de polémica, no solo por el penalti, sino por una jugada que terminó en gol de Croacia que Nishimura invalidó por una supuesta falta de Ivica Olic a Julio César. Clara, clara, no fue. Pero dicen que al portero no se le puede tocar en el área chica. Si se aplica esa máxima, pudo tener razón el japonés.

Los croatas se fueron con todo en busca del empate y creó un par de opciones que obligaron al técnico Luiz Felipe Scolari a hacer un cambio con el que parecía renunciar a todo: sacó a Neymar, el autor de los dos primeros goles, y metió a un hombre de marca, Ramires. Croacia casi da el golpe y terminó recibiendo el tercero, anotado por Oscar, uno de los mejores del partido, con un remate a ras de piso que entró bien pegado al palo.

Al final del partido, tras el pitazo de Nishimura, no hubo un gran estallido en las tribunas. Sí un cálido aplauso a los luchadores croatas, que tal vez no merecieron esa diferencia de dos goles en contra en su debut. Como se esperaba, Brasil terminó ganando. Pero, por culpa de Nishimura, lo hizo con una gran duda. ​