14:37 h. martes, 19 de octubre de 2021

Fernando Torres conquista el Bernabéu

El Universo  |  15 de enero de 2015 (15:12 h.)
Fernando Torres

Un doblete del delantero español certifica el pase del Atlético a cuartos de final. El Madrid no podrá revalidar el título de Copa del Rey.

El ambiente en los alrededores del Santiago Bernabéu en la previa del partido llamaba a lo que debía ser una noche épica para el madridismo. El aroma en Chamartín pedía la remontada, una nueva gesta que se sumase a la gloriosa historia del Real Madrid. Con el apoyo incondicional de una afición volcada, los jugadores eran espoleados en su llegada al coliseo blanco y se planteaba un derbi en el que los de Ancelotti debían dar la vuelta al 2-0 de la ida en el Calderón.

Estruendoso el contexto durante el calentamiento, el Bernabéu terminaba por estallar con el salto al terreno de los jugadores, encabezados por un Cristiano Ronaldo que recibió su homenaje tras la consecución del Balón de Oro. La realidad en esto del fútbol es que, como manifestaba el Cholo Simeone en la previa al encuentro, los de fuera no juegan. Arrancó el encuentro y el Madrid pareció olvidarse de una previa que parecía llevar en volandas a los blancos hacia su objetivo. No había transcurrido ni el primer minuto, cuando un despiste de Pepe propiciaba que Griezmann ganase su espalda, con la mala fortuna para los locales de que el centro del francés lo cazaba Fernando Torres para mandarla a guardar. Cara de incredulidad en las gradas, alegría en ‘el Niño’ tras el primer tanto de su vida en el feudo del eterno rival.

Lejos de venirse abajo tras el ensanchamiento de una gesta casi imposible, el estadio merengue se vino arriba. Cuatro goles debía anotar el Real Madrid y el sentimiento que se palpaba en la afición fue ese ‘sí se puede’ marcado a fuego como gen del Real Madrid. Corría el minuto 19 y llegaba el primero para el lado blanco. Ramos cabeceaba un centro de Kroos desde el córner y alimentaba la ilusión en la tribuna. La primera parte siguió el mismo guión hasta el final. El Madrid atacaba sin cesar y el Atlético defendía su renta con uñas y dientes, sacando los mil y un balones que llovían sobre su área de castigo. Se sucedían las combinaciones en ataque entre James, Isco, Bale o Cristiano, pero no terminaba de llegar el segundo. Con el empate se marchaba una primera mitad plagada de oportunidades para los blancos, con permiso para seguir creyendo en la heroica.

El golpe definitivo, el mazazo final para que el Real Madrid dejase de creer en pasar a la siguiente ronda llegó de la misma manera y de idéntica firma que el de la primera parte. Ramos erraba en la entrega, el balón llegaba a Torres, que sentaba a Pepe y batía a Keylor Navas para sembrar el silencio más absoluto en el Santiago Bernabéu. Le tocaba a los de Ancelotti remar más aún a contracorriente, pero a pesar de que el guión del encuentro fue idéntico en cuanto a anotaciones, no lo fue en cuanto a la sensación de juego.

Los de Simeone dieron un paso adelante en busca de complicar la salida a su rival. El Madrid, más impreciso y con la mente puesta en que estaban fuera, no logró apabullar como lo había hecho en los primeros 45 minutos. El cuadro merengue volvería a igualar el marcador tras un buen centro de Bale que remataba Cristiano. El Atlético dominó el tramo final del partido y no sufrió excesivos problemas para mantener la renta que les impulsaba hacia la siguiente fase. La ilusión de Fernando Torres se hizo realidad y el conjunto rojiblanco se medirá en cuartos al Barcelona. El vigente campeón dice adiós a la Copa del Rey.

Por: Álvaro Jimenéz, corresponsal Diario El Universo en Madrid. En Twitter @AlvaroJimSeg