11:28 h. viernes, 22 de octubre de 2021

Irónica visita de Maradona a Bogotá

El Universo  |  13 de abril de 2015 (18:19 h.)
Maradona en Bogotá Colombia

Han pasado varios días de la visita del ex 10 de la Selección de Argentina a Bogotá y sus actos, que ocupan las primeras planas de los medios locales, siguen siendo calificados como reprochables, vergonzosos, inaceptables e inadmisibles.

Han pasado varios días de la visita del ex 10 de la Selección de Argentina a Bogotá y sus actos, que ocupan las primeras planas de los medios locales, siguen siendo calificados como reprochables, vergonzosos, inaceptables e inadmisibles.

‘Un gol por la paz’ titularon aquel partido en el que iban a jugar varias glorias del balompié colombiano como Freddy Rincón, Faustino Asprilla y Adolfo Valencia, entre otros. Claro, Diego Armando Maradona era el invitado de honor.

Pero de paz, armonía y tolerancia, poco. No por los otros jugadores, sino por el sujeto en cuestión, del cual se está hablando. Y es que vino y dejó una secuela de cosas negativas, cuando el ideal de su aparición en la capital era otro.

Todo comenzó mal. Sí, es una figura mundial y el impacto tanto social como mediático que iba a tener el evento sería significativo con su presencia. Pero traer un tipo que en su historial disciplinario acumula varios escándalos -entre esos maltrato a la mujer- a una actividad para buscar la paz era irónico.

Pero bueno, aun así el campeón del mundo en 1986 vino, habló con los periodistas y jugó el simbólico partido. O, mejor dicho, su propio partido.

Dejó palabras célebres como: “Es talentoso, exquisito y elegante…como todos los zurdos”, refiriéndose a James Rodríguez. También elogió a Falcao y lamentó su ausencia en la pasada Copa Mundo: “Si hubieran tenido a Falcao en su mejor momento, Colombia por ahí tendría su primera Copa”, afirmó.

Sobre el encuentro que vino a jugar dijo: “El partido traspasa todo, la pelota, las fronteras, las barreras. Pedirle a Dios la vida y la paz para todos los colombianos”. Sin embargo, y como dice el refrán popular, “predica pero no aplica”, Maradona demostró varias inconsistencias en su noble causa.

Al término del partido, que finalizó 2-1 a favor del equipo del ‘Pelusa’ quien aportó un tanto de penal, se registró el acto bochornoso. En una reacción explosiva lanzó una patada a un gestor de convivencia y luego le dio un manotazo a un periodista de Citytv que grababa su salida con un teléfono celular. ¡Inexplicable!

Este acto rápidamente fue viral en las redes sociales, generando el rechazo de aficionados, prensa y demás. Incluso, de los medios internacionales que no desaprovecharon la oportunidad para vender más.

Hasta ahora no ha habido una disculpa oficial del exfutbolista argentino, sólo una tímida respuesta a este hecho por parte de Gloria Flórez, Secretaria de Gobierno: “(…) Maradona se sintió realmente mal por lo sucedido", lamentó.

Cierto o no, Maradona se fue de la capital con una ola de críticas y, a juzgar por la redes sociales y prensa, con el repudió de una gran cantidad de colombianos. Sin duda, un hecho cáustico cuando lo que se buscaba era todo lo contrario. Simplemente, ‘Un gol por la paz’.

CAMILO RINCÓN THERMIOTIS
@Thermiotis