08:22 h. miércoles, 21 de octubre de 2020

El sector financiero “excluye” a los emprendedores con sus productos

Dinero.com  |  31 de julio de 2015 (05:35 h.)

“Hay emprendedores con ideas maravillosas, que requieren un capital muy pequeño y que jamás van a poder acceder a él a través de un banco o una cooperativa”

“Hay emprendedores con ideas maravillosas, que requieren un capital muy pequeño y que jamás van a poder acceder a él a través de un banco o una cooperativa”, sentenció en una entrevista concedida a Dinero la directora Financiera y Administrativa de la Fundación Capital, Laura Fuentes. 

La vocera de esta organización internacional, que "imagina, crea y pone a prueba ideas innovadoras que buscan terminar con la pobreza", aseguró que “los tiempos en la estructuración de los créditos no corresponden a la realidades mismas de los negocios”.

Fuentes explicó que el principal problema para los emprendedores es que no pueden soportar el pago de los préstamos ya que  “no van a poder ser productivos de un día para otro” pues la consolidación de los negocios “lleva tiempo”.

Y agregó que el ahorro es la mejor fórmula para “acrecentar los activos económicos, tener una mejor cobertura frente algunos riesgos y poder asumir los gastos imprevistos en el desarrollo de un proyecto.

“Los clientes del sector financiero son bien conocidos y están bien cuidados. Nosotros nos enfocamos en esa porción de la población que necesita recursos y que hoy está desatendida”, agregó.

Fundación Capital colabora con el sector público y privado en el desarrollo de nuevas ideas en México, Guatemala, El salvador, República Dominicana, Panamá, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay, Honduras y Colombia.

Uno de los proyectos líderes de esta organización es LittleBigMoney, una plataforma de crowdfunding o financiación colaborativa de proyectos  liderados por emprendedores de la base de la pirámide o cuyo impacto beneficia a poblaciones vulnerables.

Los empresarios apoyados por LittleBigMoney reciben capital semilla para llevar a cabo sus negocios, fortalecer sus proyectos y diseñar estrategias para escalar sus ideas. El monto económico “no es muy grande pero es sustancial para que cumplan con su labor”, apuntó Fuentes.

La directiva sostuvo que el propósito de la financiación colaborativa va más allá del discurso de ayudar a las personas, pues la base de este modelo “es compartir el riesgo con los más pobres” y “realizar acciones contundentes”.

“Como inversionista no esperas una rentabilidad  económica,  sino un beneficio en términos de impacto, de tener un mejor país, de generar unas capacidades en un sector específico”, concluyó la ejecutiva, quien espera demostrarle a los bancos todo el potencial que tienen las personas que están afuera del sistema financiero.