14:13 h. martes, 19 de octubre de 2021

Llega la primera nave a un planeta menor

El Colombiano  |  05 de marzo de 2015 (00:46 h.)
Planeta Menor Ceres

Luego de trasegar siete años y medio por el espacio entre el cinturón de asteroides, la nave Dawn llega mañana a su objetivo: el planeta menor Ceres.

Es la primera nave en explorar de cerca un planeta enano. Ceres fue clasificado así en 2006 por la Unión Astronómica Internacional.

Este cuerpo, el más grande del cinturón que existe entre Marte y Júpiter, tiene algunos rasgos que comienzan a sorprender a los científicos.

Imágenes tomadas a 46.000 kilómetros en febrero revelaron dos puntos brillantes que, se cree, serían depósitos de hielo aunque no se descarta un origen geológico.

“Dawn está cerca de hacer historia”, comentó Robert Mase, director del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Nasa.

Es que estudiar este planeta menor será como hacer investigación histórica espacial, abriendo una ventana al primer capítulo en la historia de la formación del Sistema Solar, según Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias de esa agencia.

Ceres tiene un diámetro de 950 kilómetros (la distancia Medellín-Riohacha). Fue observado por primera vez en 1801 por el padre Giuseppe Piazzi y como luego se hallaron más objetos en esa región fueron llamados asteroides.

En el cinturón, que tiene un ancho de unos 150 millones de kilómetros, se encuentran millones de todos los tamaños hasta el mayor, Ceres, llamado en honor de la diosa romana de la agricultura.

El viaje

Dawn partió de Cabo Cañaveral el 27 de septiembre de 2007. Antes de su encuentro con Ceres estuvo 14 meses estudiando el asteroide Vesta, el segundo más grande de esa región del Sistema Solar, con unos 525 kilómetros de diámetro y en el cual encontró la mayor montaña del Sistema, Rheasilvia de 23 kilómetros.

La marca la tenía hasta entonces el monte Olimpo en Marte, con 22.

En 2009 la nave pasó por el planeta rojo para recibir un impulso gravitacional.

Vesta y Ceres tienen importantes diferencias. Aquel es seco y más antiguo, este tiene al menos un 25% de su masa compuesta por agua.

El observatorio espacial Herschel, de la agencia europea, detectó el año pasado vapor de agua a su alrededor.

Mientras Vesta semeja más las características de los planetas interiores, Ceres se parece a algunas lunas de los planetas exteriores.

Mañana viernes Dawn utilizará su sistema de propulsión de iones para entrar en la órbita de Ceres, alrededor del cual permanecerá 16 meses para ayudar a entender mejor cómo fue la formación y evolución del Sistema Solar.

En esta nave se utilizó por primera vez un sistema de propulsión: iones. Dos paneles solares grandes, de 19,7 metros de punta a punta recogen energía del lejano Sol. Dentro del motor de iones la energía ioniza el combustible a bordo, el xenón, acelerando los iones, que a su vez aceleran la nave. Un sistema que solo se había probado en la misión Deep Space 1.

Misterio

Al acercarse más al planeta menor se espera que se puedan establecer las razones de los puntos brillantes, si es activo geológicamente y cuánta agua posee.

“Podría existir un origen volcánico de los puntos, pero tenemos que esperar que esté más cerca antes de hacer interpretaciones geológicas”, precisó Chris Rusell, investigador principal de la misión.

Hasta hoy se cree que Ceres está compuesto por capas, con un núcleo rocoso y un manto externo helado.

Tanto Vesta como Ceres son muestras de los bloques constituyentes de los planetas rocosos Venus, la Tierra y Marte. Se cree que cuerpos como Vesta estuvieron relacionados con la formación del núcleo terrestre, mientras otros tipo Ceres pudieron entregar algo del agua que tenemos.

Si bien mañana Dawn llega a órbita, en abril tendrá su acercamiento para cumplir varios objetivos científicos.