12:55 h. martes, 19 de octubre de 2021

Exploración petrolera en el país cayó un 82 % en 2015

El País  |  13 de mayo de 2015 (01:02 h.)
Petroleo en Colombia

La  caída en los precios internacionales del petróleo ya comenzó a impactar la búsqueda de crudo en nuevos yacimientos en Colombia.

Según la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, las tareas de perforación retrocedieron un 82,6% durante los primeros cuatro meses del 2015.

“En los primeros meses del año pasado hasta abril, fueron 52 pozos perforados y (este año) a la fecha, llevamos perforados nueve”, es decir, una caída de 82,6%, dijo  Francisco José Lloreda, presidente de la entidad gremial.

Además, la disminución en la exploración sísmica para encontrar nuevos yacimientos fue de 92% en ese mismo lapso, lo que significa que “esa actividad está prácticamente paralizada”, subrayó Lloreda.

Hasta hace tres años un promedio de 150 pozos eran perforados al año, lo que permitió al país superar de alguna manera el rezago productivo.

El representante gremial de las petroleras privadas insistió en que, tras la caída en los precios internacionales del crudo por debajo de los US$50 por barril el año pasado, “infortunadamente, la actividad exploratoria no levanta cabeza” en Colombia, insistió Lloreda, pese al repunte del crudo esta semana por encima de US$60 el barril.

“Esto no es suficiente para dinamizar la industria”, añadió Lloreda, preocupado porque las reservas petroleras de Colombia “alcanzan para seis años”. 

Por eso, la ACP propuso al Gobierno Nacional implementar beneficios tributarios para las empresas del sector ante esta coyuntura. 

“Lo que hemos propuesto es que se establezca un mecanismo permanente que esté atado a los precios internacionales y que, en razón al comportamiento de los precios, se activen o desactiven deducciones de carácter fiscal”, indicó. 

En 2014, la producción promedio diaria de crudo de Colombia cerró en 988.100 barriles, ligeramente por debajo de la meta del millón de barriles, en gran medida debido a ataques contra la infraestructura petrolera perpetrados por la guerrilla.

Una recuperación lejana

En concepto del presidente de la ACP, “no estamos cerca de una recuperación de precios continua por lo que aún Colombia tiene grandes desafíos para dinamizar el sector”.

Los costos finales, subrayó, todavía son muy altos, especialmente los que son de operación y, finalmente, hay países más atractivos en la región para las inversiones.

Igual percepción tuvo semanas atrás el propio gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, quien dijo durante el pasado Congreso Nacional de Naturgas en Medellín, que “los precios bajos del petróleo no tendrán una pronta recuperación”.

Por ello, planteó al Gobierno buscar otras alternativas para financiar el déficit fiscal y en cuenta corriente que presenta la economía.

Entretanto, Alejandro Martínez, presidente del Congreso Internacional de Minería y Petróleo (Cinmipetrol), que se reúne este miércoles en Cartagena, sostuvo que “el mayor reto que tiene Colombia es aumentar las reservas, aunque la exploración se ha caído”.

Recalcó que “el futuro en Colombia se ve complicado, complejo y allí la necesidad de que el Gobierno Nacional tome medidas muy pronto y urgentes, para no permitir que el sector minero y el sector petrolero, que han sido los motores de la economía nacional, pierdan total dinamismo por los problemas internos que generan sobrecostos, los cuales se unen a un escenario nacional de precios bajos”.

El dirigente recordó que quizás uno de los mayores impactos se sentirá este año en el giro de regalías a las regiones, ya que el Gobierno tendría un déficit fiscal de unos $12 billones. En otras palabras, un descenso abrupto en la renta petrolera.

¿Y el ‘fracking’?

El presidente de la ACP,  Francisco José Lloreda, consideró que“Colombia está preparada para aplicar la técnica del ‘fracking’  desde el punto de vista operacional y ambiental”.

Sostuvo que se le ha dado  una lectura equivocada a  estudios internacionales sobre la materia.

El ‘fracking’ es una tecnología  que se usa para perforar rocas con presión hidráulica para obtener crudo.