22:29 h. sábado, 23 de octubre de 2021

Juan Carlos Echeverry asume Ecopetrol en un entorno de austeridad

El Tiempo  |  06 de marzo de 2015 (01:05 h.)
Juan Carlos Echeverry

Junta directiva se decidió por el exministro de Hacienda para que esté al mando de la compañía.

Tras varias semanas de estudio y luego de analizar las hojas de vida de cinco candidatos, la junta directiva de Ecopetrol decidió nombrar como nuevo presidente de la compañía al exministro Juan Carlos Echeverry.

Pero, ¿quién es Juan Carlos Echeverry? Recordado por acuñar la expresión “repartir la ‘mermelada’ en toda la ‘tostada’ nacional” como forma de explicar el objetivo de la reforma al sistema de regalías, Echeverry Garzón es un economista graduado en 1983 de la Universidad de los Andes, con estudios de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid (España), de Economía Internacional en el Instituto de Economía Mundial en Alemania y con un doctorado en Economía de la Universidad de Nueva York.

Fue director de Programación Macroeconómica e Inflación del Banco de la República, subdirector y director de Planeación Nacional, decano de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes y ministro de Hacienda entre agosto del 2010 y septiembre del 2012.

Dejó el cargo tras pedirle al presidente Santos que lo incluyera en la baraja de relevos del gabinete y de allí fue nombrado director Ejecutivo de Colombia en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hasta hace unos meses, cuando regresó a la firma de asesoría Econcept, de la cual es socio. Quienes trabajaron cerca de Echeverry en el Ministerio de Hacienda lo describen como una persona estudiosa de todos los temas, dedicada, inteligente y hábil, meticulosa y muy pedagógica.

Exigente y técnico

Dentro y fuera del Ministerio, a Echeverry también se le conoció como alguien que no se molesta fácilmente, pero que sí se vuelve un poco ‘cascarrabias’ cuando recibe información sin sustento. “Es muy exigente y quiere que los datos que le presentan tenga calidad y se molesta cuando esto no sucede”, señaló la fuente.

Quizás por eso, cuando hacía parte de la junta directiva de Ecopetrol y le preocupaba el avance de la ejecución de la Refinería de Cartagena (Reficar), tuvo un fuerte encontrón con el exministro Orlando Cabrales Martínez, sobre el que hubo versiones de una agresión, que finalmente no pasó de un manotón contra la mesa. Según las fuentes, aunque en ciertos sectores se ha dicho que Echeverry es más político que petrolero, durante la reforma de las regalías mantuvo sus criterios técnicos hasta el final.

“Usted no se imagina la presión de congresistas, gobernadores y alcaldes, pero prevaleció la visión técnica”, dijo la fuente.

Por ello fue que en los proyectos para financiar con regalías se adoptaron mecanismos para hacer estudios técnicos, aspecto que fue una de las luchas que más dio Echeverry.

Ahora que llegará a la presidencia de Ecopetrol, quienes trabajaron a su lado creen se podrá mover bien ante el gran reto que tiene de administrar a Ecopetrol en época de vacas flacas.

Agregan las fuentes que Echeverry le puede dar rumbo a la compañía, aunque advierte que a la larga el 60 o el 70 por ciento de las cosas no dependen de quien esté en la cabeza, toda vez que los problemas de Ecopetrol no se evidenciaron por el reciente caso de corrupción de Petrotiger, sino por la descolgada de los precios del barril de crudo de 90 a 50 dólares.

Los temas álgidos que tendrá que abordar el nuevo timonel

1. Nueva propuesta por campo Rubiales

Aunque las directivas de Ecopetrol han dicho que la empresa puede asumir toda la operación del área, los bajos precios del crudo ha cambiado la perspectiva, porque hay que inyectar importantes recursos para subir su producción, que hoy es de 164.000 barriles por día.

Se conoció que, tras finalizar el proyecto Star, la nueva propuesta de Pacific Rubiales es que Ecopetrol le deje seguir operando el campo (el contrato vence en junio del 2016) y, a cambio, le entrega toda la producción primaria, según una curva de la proyección de la declinación natural, más la mitad de la producción incremental, o nueva, que se logre por encima de esta curva, mediante la mayor disposición de agua.

Para ello el proyecto Agrocascada, iniciativa de Pacific, es clave y ya tiene licencia de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), pero falta que Corporinoquía les dé el visto bueno a los palmeros que van a recibir el recurso. Según Ecopetrol, solamente con el permiso para disponer 500.000 nuevos barriles de agua por día, la producción del campo podría subir entre 8.000 y 10.000 barriles diarios.

2. Despidos de personal directo

Ecopetrol, al igual que otras petroleras en Colombia y en el mundo, no ha renovado varios contratos con firmas de servicios petroleros, especialmente en actividades de exploración e investigación, como ocurrió en el Instituto Colombiano del Petróleo (ICP), en el que más de 500 personas quedaron sin empleo. Y aunque la nómina de trabajadores directos está congelada, expertos como Eduardo Sarmiento, director del Centro de Estudios Económicos de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, dicen que al reformular la estrategia corporativa, priorizando proyectos, necesariamente se tendrá que recortar la planta de personal.

3. Refinería de Barrancabermeja

Pese a que en el 2011 la junta de Ecopetrol dio el visto bueno a la tercera fase del plan de modernización de este complejo, que tendría una inversión de 3.386 millones de dólares, el proyecto sigue sin arrancar. El martes, el vicepresidente del Downstream (transporte), Pedro Rosales, dijo que los precios actuales hacen difícil emprender un proyecto de esta magnitud y que se continúa avanzando en su revisión por parte de la junta, a la que “se le han entregado los elementos para tomar una decisión”. Aclaró que dada la magnitud de inversión, hay que tener operando la Refinería de Cartagena (Reficar), para proteger al proyecto de las políticas de cambio en precios de combustibles.

4. Venta de activos no estratégicos

La enajenación del 6,8 por ciento de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), así como del 5,3 por ciento de Interconexión Eléctrica S. A. (ISA), no son las únicas ventas de activos no estratégicos que deberá hacer Ecopetrol. En los mercados se habla también de que tendrá que salir del 43 por ciento de participación que tiene en Invercolsa, así como de campos que no sean rentables con un barril de crudo en niveles de 50 dólares.
Otro de los frentes por analizar, según Luis Ernesto Mejía, exministro de Minas y Energía, es ver, de todas las inversiones que tiene en el ‘downstream’ (transporte) cuáles son absolutamente necesarias, y en cuáles de estos temas puede desinvertir.

5. Ajuste y eficiencia en el negocio

Además del fuerte control a los gastos y del mejoramiento de procesos, una tarea vital que estará a cargo del nuevo presidente de Ecopetrol es, según el exministro Luis Ernesto Mejía, seguir trabajando en demostrar que es una empresa de petróleo y gas, lo que significa que debe tener resultados exploratorios positivos y que tiene que salir a buscar los barriles, bien sea con hallazgos o comprándolos, con adquisiciones de zonas en producción. “Todos son retos brutales y gigantescos”, agregó.