11:38 h. lunes, 28 de septiembre de 2020
Diego Cubillos Clavijo

Promesas que valen una papa

Diego Cubillos Clavijo | 26 de julio de 2015

La desvalorización de la agricultura y una supuesta "búsqueda de soluciones".

La agricultura en Colombia es un tema que afecta no solo a las personas que se dedican a cultivar productos sino a la población.

El tratado de libre comercio se potencializa e incluso busca nuevos aliados, mientras que los agricultores del país se decepcionan de ver como sus cosechas se venden a precios casi por el suelo y que no recuperan la inversión, es por esta razón que la pobreza sube sus tazas aunque datos oficiales como el DANE muestren lo contrario. La papa, uno de los productos más cosechados del país ha tenido vaivenes en sus precios llegando a finales de 2013 a venderse a 30 mil pesos la carga (2 bultos), la inversión que se necesita aproximadamente para cultivarla es de 500 mil pesos por carga sin incluir todos los insecticidas e inconvenientes climáticos con los que luchan los agricultores. lo cierto es que para no perder esta inversión se tiene que vender a 50 mil pesos la carga, esto quiere decir que las personas que vendieron este producto en esa temporada sufrieron grandes pérdidas y numerosas deudas.

Abastos es la central de mercado más importante de Bogotá , y donde se concentra la mayor cantidad de productos naturales de Boyacá y Cundinamarca, diariamente llegan decenas de camiones repletos de alimentos cosechados que están listos para su venta a los proveedores de la plaza mayorista.

Lo cierto es que el gobierno no ha buscado una solución a esta problemática que incluso ha generado varias protestas a nivel nacional y donde el gobierno da una supuesta solución y nunca se ve reflejada. hay que tener en cuenta que países fronterizos como ecuador son uno de los mayores negociadores de papa y otros productos que invaden los principales centros mayoristas agrícolas, como Corabastos, dejando a los colombianos en una situación de hasta tener que dejar sus cosechas perder porque gastan más en la sacada, el flete y obreros que en sectores como Cundinamarca no baja de 30.000 pesos el día.

La verdad es que no se justifica un tratado de libre comercio en el que se benefician los proveedores y multinacionales extranjeras y donde se deja de lado a nuestros agricultores que pierden la esperanza de que sus cosechas se puedan vender a buen precio y mantener un vida tranquila sin vivir pensando en las deudas y preguntándose cuál va a ser su futuro económico.

@diegocc150

Otros autores