12:25 h. sábado, 04 de diciembre de 2021
El Universo

El cerro de las tres cruces

Información general de Colombia y del mundo.

El Universo | 21 de septiembre de 2014

Cuenta la leyenda de que este monumento fue creado porque hace mucho tiempo, existía un demonio que vivía en el cerro de la popa en Cartagena, era un demonio al que le alaban con danzas, cantos, humo de tabaco y licor, para que así el bendijera las joyas que eran sumergidas en una tinta negra.

Cuando el monje Agustino llego a Cartagena, llego con una misión encomendada por la Virgen María, que era colocar una iglesia en el cerro de la popa, pero tan pronto el llego, se dio cuenta que en ese lugar habitaba un demonio, que se hacía llamar BUZIRRACO. El moje se dirige a pedir ayuda a el obispo de Cartagena Juan de Ladrada, que junto a un grupo de personas subieron y expulsaron a el demonio, que se encontraba en ese momento en un macho cario llamado “Urí”, tirándolo por un acantilado y así rompiéndole hueso por hueso. Unos piensan que lo que en realidad sucedió fue que el monje arrojo una estatua de oro de un macho cabrío al mar, similar a la que hoy en día se encuentra en el museo eclesiástico de Cartagena.

Después de que desterraran a Buzirraco del cerro de la popa en Cartagena, llego a la ciudad de Cali, o como muchos le llaman, la Sucursal del cielo, o aún mejor la Sultana del Valle. Pasaron 300 años y este demonio aún se encontraba radicado en Cali, para ser mas específicos en un sitio conocido, llamado “El Cerro de las Tres Cruces” que queda ubicado el corregimiento de Montebello en el área rural del municipio; en la ciudad de Cali se vivía un terror, por este demonio, porque se le atribuía el hecho de que desencadenara una ola de disturbios, muertes, enfermedades, desastres naturales… este demonio se dejaba ver por los cielos de Cali, como un murciélago o con la sombra del diablo. A la ciudad de Cali llegan dos frailes franciscanos, que en vista de esta ola de tempestades y malas energías, suben al cerro de las tres cruces, con una orden de la arquidiócesis de Cali, muy clara, que es EXORCIZAR a Buzirraco, los dos franciscanos suben con tres cruces de guadua adornadas con flores y ramas, este acto hacen que Buzirraco quede enterrado, pero antes de exorcizarlo se logra escuchar una voz que no solo esta enfurecida, si no que maldice a la cuidad, por eso cada 3 de mayo los franciscanos continuaron subiendo, para así renovar las cruces que mantenían cautivo a Buzirraco.

Luego de un tiempo, los franciscanos tuvieron que irse, porque se involucraron en cuestiones políticas y se residieron en Perú, en vista de la partida de este par de hermanos franciscanos, las procesiones continuaron de la mano de Fray Damián Gonzáles, quien después de fallecer, los habitantes del barrio Santa Rosa, se reunían cada año para hacer una recolecta y así poder seguir haciendo las procesiones y así lograr mantener a Buzirraco en cautiverio.

Después de un terremoto que sacudió a la ciudad de Cali, uno de los más fuertes dentro del registro de movimientos sísmicos en ciudad, Buzirraco quedo libre, los esfuerzos de múltiples personas, quedaron ahí, pero cien años después el padre Marco Tulio Collazos dio la iniciativa de construir las tres cruces en hierro y cemento. La obra completa se concluyó el 6 de enero de 1938, y así dejando eternamente atrapando Buziraco.

Actualmente este sitio es utilizado para hacer un poco de ejercicio y así poder tener una hermosa vista de nuestra cuidad llamada Santiago de Cali. La invitación es a salirse un poco de la rutina y hacer un poco de ejercicio, ser ecológico, respirar aire puro desde las alturas y sobre todo divertirse.

Stephany Castillo en Twitter @StehanyCastillo

Otras opiniones
Otros autores