17:39 h. Martes, 23 de Mayo de 2017

El Universo

La importancia de las elecciones “atípicas”

Henry Julian Gamba | 08 de Septiembre de 2015

El próximo 25 de octubre se realizarán las elecciones distritales, departamentales y municipales. La próxima jornada electoral marcará un hito en las elecciones de alcaldes, gobernadores, concejales y ediles. Éstos funcionarios tienen la obligación de planear, gestionar y ejecutar o controlar políticas públicas, sin embargo, sus nombres estarán en la agenda política del país y su labor se multiplicará por dos.

El proceso de paz se podría definir en menos de dos meses, sería un antes y un después, pues se escogerán las principales autoridades de la geografía nacional. En el escenario del postconflicto se necesitan políticos que crean en la paz del presidente Juan Manuel Santos y ayuden desde su gestión a planificar políticas incluyentes a futuros guerrilleros de las Farc, acobijados en la salida más viable (en el ejecutivo) que es la justicia transicional.

Las Farc no son una colectividad política legítima, de hecho, hasta que lo acordado no esté acordado en la Habana, los subversivos son terroristas ante la comunidad Nacional e internacional. No es cierto que la guerrilla tenga aspirantes para la próxima elección, lo que sí es cierto es que las ciudades, departamentos y municipios inicien un proceso de reconciliación. Los líderes de estos territorios unirán fuerzas entre lo público y privado para afrontar el posible paso del proceso que en palabras coloquiales “es lo más difícil”, el postconflicto.

Aunque los partidos se la jugaron por sus propios aspirantes, todas las colectividades tienen claro que la principal o una de las primordiales aristas de los comicios es el futuro del proceso de paz. La U, el Polo Democrático, la Alianza Verde, Progresismo, Cambio Radical y los Liberales han reflejado vestigios de apoyar la principal política de Santos. Por otro lado, no se puede mirar por ´encimita´ a la oposición, pues el Centro Democrático, liderado por Álvaro Uribe Vélez, que cuenta un inmenso arsenal electoral se mueve como pez en el agua o en las regiones exponiendo sus propuestas que van en contravía a las del presidente. La quimera de este escenario es el partido Conservador, las divisiones que

envuelven a sus militantes han sido el dolor de cabeza de David Barguil Assis, Presidente del partido, ¡unos apoyan a la derecha y otros a la extrema derecha!

Lo extraño de la jornada electoral

Es incomprensible que la sociedad colombiana que se jacta de estar cansada de la corrupción, permita que los partidos políticos otorguen avales a personas que han o tienen nexos con paramilitares, que estén mencionados por antecesores corruptos, aparezcan en videos haciendo apología a la guerra, drogas, narcotráfico y otros actos que se definen como inadmisibles.

Pero en lo jurídico, aparecer en una fotografía o ser nombrado por un político corrupto, paramilitar, guerrillero o delincuente no es prueba fehaciente para abrir investigación penal o disciplinaria contra algún aspirante a cualquier jurisdicción.

En el contexto de lo atípico no se puede nombrar la publicidad política pagada pues no es un crimen electoral. Lo nefasto de esta estrategia de comunicación es la inundación de vallas con la misma parafernalia de sus antecesores, además, de contaminar los paisajes rurales y citadinos.

También es incoherente la doble militancia. El ejemplo: Nancy Patricia Gutierrez, aspirante a la gobernación de Cundinamarca por el Centro Democrático, que según el medio digital, Radio Santa Fe argumenta que Gutíerrez recibió el apoyo del partido de Uribe y de un sector del conservatismo.

Esta acción implica directamente los intereses de los dos movimientos en la región, además de poner en tela de juicio la postulación y en un debido caso la ejecución política de Gutíerrez en Cundinamarca.

Guerra sucia en las campañas

Al parecer, la ética al interior de las campañas queda a un lado cuando se está en proceso de sumar votos. Son múltiples las estrategias maliciosas para sabotear o desprestigiar a contrincante.

La más utilizada es el saboteo en redes sociales. Con un click en Facebook es fácil encontrar memes, propuestas de personas en perfiles falsos, Fan Page el cual se alimenta de cualquier cosa que destruya la imagen de la oposición. Twitter no se queda afuera de la jornada pre-electoral, las cuentas falsas que tratan a cada instante crear tendencias de saboteo.

Lo típico en lo atípico son las entidades de transparencia electoral en las cuales los ciudadanos pueden denunciar actos ilegítimos que atenten contra la democracia, el soborno, trasteo de votos, y el popular plato de lechona.

A los lectores se les recomienda acudir, en caso de conocer algún acto desleal a la página del ministerio del Interior, URIEL, la Misión de Observación Electoral, el Consejo Nacional Electoral y si desea mayor divulgación de su querella acuda a la prensa que es tipo de veedor de la jornada electoral.

Recuerde: Vote pero no bote su voto.
@juliantherry

Más acciones:
Otras opiniones
Otros autores