21:50 h. sábado, 23 de octubre de 2021

Obama ordena atacar por aire a islamistas en Irak

EFE  |  08 de agosto de 2014 (00:48 h.)
Barack Obama

El presidente estadounidense señaló que ataques aéreos se realizan para evitar "genocidio" en Irak.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció este jueves que había autorizado ataques a posiciones del yihadista Estado Islámico (EI), además de una operación humanitaria para asistir a los desplazados en el norte de Irak.

"Hoy, Estados Unidos llega para ayudar", afirmó Obama en una breve declaración en la Casa Blanca después de numerosos rumores acerca de una intervención estadounidense en el norte de Irak, escenario de una ofensiva de los milicianos del EI contra las minorías religiosas yazidí y cristiana.

"Cuando miles de civiles inocentes están en peligro de ser masacrados, y tenemos la capacidad para ayudarlos, lo hacemos", explicó el presidente, quien dijo que la acción había sido solicitada por el Gobierno iraquí.

Obama indicó que, si bien EE.UU. no puede resolver todos los problemas y las crisis del planeta, "no puede mirar para otro lado" cuando se está fraguando un genocidio y existen los recursos militares para impedirlo.

Añadió que ha autorizado los ataques aéreos contra los yihadistas, por si fueran necesarios en el caso de que los extremistas suníes avancen hacia la ciudad de Erbil, para "proteger los intereses de Estados Unidos", dado que en esa localidad se encuentran asesores militares y diplomáticos estadounidenses.

No obstante, Obama dejó claro que EE. UU. no se va a ver involucrado en otra guerra en Irak y no enviará "tropas sobre el terreno". Asimismo, subrayó que la voluntad de EE.UU. de actuar en Irak para detener una masacre es el "sello distintivo del liderazgo estadounidense".
"Hacemos todo lo que es necesario para proteger a nuestra gente. Y apoyamos a nuestros aliados cuando están en peligro", recalcó el presidente estadounidense.

El objetivo de la operación de ayuda humanitaria son los casi 200.000 desplazados, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que huyeron en los últimos días de la ofensiva yihadista, y se encuentran aislados en una zona montañosa y desértica del norte de Irak con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas.

Los refugiados se enfrentan a la trágica disyuntiva de bajar de las montañas y ser masacrados, o permanecer en ellas y morir de hambre y sed. Según otras fuentes oficiales estadounidenses, aviones de transporte escoltados por cazas han comenzado ya a lanzar comida, agua y medicinas cerca de las zonas donde se encuentran los refugiados que huyen de los extremistas islámicos.

La situación en Irak está ‘cercana a la catástrofe humanitaria’

Antes del anuncio del presidente Barack Obama, la Casa Blanca había condenado firmemente la última ofensiva yihadista en el norte de Irak, considerando la situación "cercana a la catástrofe humanitaria" y afirmando que sigue de cerca la situación en el terreno. 

"Trabajamos estrechamente con el gobierno iraquí para ayudarlo a enfrentar la situación humanitaria", declaró el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest, rehusando referirse a eventuales ataques o la utilización de aviones estadounidenses para hacer llegar alimentos y medicamentos a la población afectada. 

Pero se negó a confirmar eventuales ataques o el uso de aviones estadounidenses para hacer llegar alimentos y medicamentos a las personas afectadas. De su lado, un responsable del Pentágono aseguró a la AFP bajo anonimato que Washington "trabaja rápida y directamente con las autoridades de Bagdad y Erbil (Kurdistán iraquí) para coordinar los lanzamientos aéreos llevados a cabo por los iraquíes a las personas que lo necesitan". 

Este responsable rehusó considerar una mobilización de la aviación estadounidense para responder a la crisis humanitaria. "Estamos en contacto permanente con ellos (los iraquíes) para pensar en las maneras de aportar una ayuda suplementaria", explicó el encargado. 

La prensa estadounidense afirmó que el presidente analizó una serie de opciones con sus asesores durante una reunión el jueves de mañana en la Casa Blanca para socorrer a quienes huyeron de la ciudad de Sinjar, en poder de los yihadistas. 

Refugiados en las montañas de los alrededores de la urbe, corren el riesgo de morir de sed o hambre, explicó un funcionario, que requirió el anonimato. Es "inminente" una decisión, dijo otro funcionario que también se mantuvo en el anonimato; "todo esto podría ir muy rápido", agregó. A pedido de Francia, los 15 países miembro del Consejo de Seguridad mantendrán consultas a puertas cerradas sobre el tema a partir de las 21H30 GMT, según diplomáticos.